REPLICANTE http://revistareplicante.com

El Sendero del Peje y la involución del periodismo

Por Jesús A. Castañeda*


Fieramente obradorista, El Sendero del Peje, convertido ya en publicación impresa, no tiene empacho en insultar y agredir a quienes no están con su presidente legítimo. Sin embargo, cuenta con el apoyo de ciertos periodistas, intelectuales y funcionarios públicos.

Mierda, la palabra quizá más sublime que ha dicho un francés.

Víctor Hugo, Los miserables.

La involución ha dado origen al periódico El Sendero del Peje (SDP), cuya edición impresa es de lunes a viernes. El director de la publicación es Federico Arreola, otrora articulista del periódico El Norte de Monterrey, quien desde las páginas de éste pedía la reelección de Carlos Salinas de Gortari por “ser el mejor presidente que México ha tenido”. Arreola pasó años después a Milenio, y aquí concluyeron sus colaboraciones gracias a la “miseria del periodismo”, es decir, a una columna gota en la frecuencia del golpeteo lópezobradorista (2006).

“Es verdaderamente OFENSIVO que Ruth Zavaleta se preste para estar al servicio de la legitimación del pelele [...] ¿qué VERGAS le importa a Ruth si FECAL se hunde en la mierda de su propia ineptitud contra el narco?” (SDP, no. 16)” El autor de esta máxima-pregunta es el director editorial del SDP, Víctor H. (Hernández), creador del blog del mismo nombre a finales de 2004. Víctor H. es un periodista autodidacta radicado en la Ciudad de México, pero mexicalense de nacimiento. Estudió diseño gráfico en San Diego, California.

El blog de marras, que sirvió como escuela política del lumpen lópezobradorista, se caracterizó por hacer una recopilación de notas, artículos y links a videos y programas radiofónicos. Él señalaba el camino: ésta es la verdad. Además, fue el hermano incómodo de La Jornada, Proceso y El Chamuco, medios vendidos al por mayor en las concentraciones y marchas históricas de López Obrador. En una de éstas, el 25 de marzo de 2008, salió a la luz el número cero de la versión impresa del SDP. Mandoki se llevó la portada, y en ella arremetía contra los “traidores” chuchos. Ya antes el blog había llamado a no votar por el PRD; sin embargo, después el periódico llamó a “limpiar la elección” (a favor de Alejandro Encinas, claro está).

El SDP, a primera vista, es muy similar al periódico metro del grupo Reforma; la diferencia fundamental está en que el SDP es más amarillo, en fondo y forma, pero es antiperredista (como el lópezobradorismo). Lo no característico del SDP son las secciones Nacional, Estados, En escena, DF y Deportes, ya que en ellas la inmensa mayoría de las notas corren a cargo de Notimex (NTX), la hasta hace poco agencia de noticias del gobierno “espurio”, pero hoy del Estado mexicano (¿espurio o legítimo?, ¿híbrido?). Otro reflejo es la sección “Preguntas indiscretas”, los Trascendidos... que preguntan. Hay una relación fraterna, de respeto y admiración, hacia La Jornada y en especial con Julio (Hernández) y Jaime (Avilés), los hermanos mayores (o los padrinos) de los senderistas.

La publicidad es escasa, quizá porque el SDP sí se vende (como señala la pluma de Arreola, SDP, no. 5). Tan es así que se permiten el incesto publicitario: El Chamuco, la otra publicación que dirige Arreola, se anuncia en el SDP (y éste en aquél). Entre los anunciantes se encuentran el gobierno legítimo, el de Ecatepec, el de Texcoco. La patrocinadora más espléndida ha sido Mariagna Pratts de Ebrard anunciando en varios números, y en plana completa, su programa radiofónico con cargo al DIF-DF.

De caricaturistas, sobresale C. Bolio, quien también colabora en El Chamuco; Patricio, con buenas historietas pero no muy afortunado “Suplemento (casi) dominical” y otras colaboraciones, y Rius con cartones ateos poco novedosos. Otro chamuco, pero de la pluma, Víctor Ronquillo, sin pena ni gloria. Lo mismo podría decirse de Masiosare en Economía, quizá la única sección salvable a través de los cartones eróticos de Kemchs.




*Jesús A. Castañeda (Tijuana, 1977) es físico por la UNAM.

1 comentario:

Flash Gordon dijo...

la cosa es al revez. No eran ellos los que atacaban a los que no pensaran como ellos, si no eran atacados por querer pensar diferente. Auqnue ya no hay de que preocuparse ya son uno mas.