DÍA MUNDIAL DE NO FUMAR


MALSANO, el libro contra el tabaco.


Malsano, el libro del tabaco, editorial La Katrina 2010
2da.Edición.

El 31 de mayo es el día mundial sin tabaco, este día fue instituido por la Asamblea Mundial de la Salud para alentar a los fumadores de todo el mundo a que se abstengan de fumar, ya que el cigarro es una de las drogas más nocivas y peligrosas que existen en el mundo, y es causa de millones de muertes anualmente.



Niños bien prendidos.







Karina de la Paz Reyes Díaz - jueves, junio 03, 2010
Caricatura en prensa, un escaparate para el lector, afirma Kemchs Dávila


Los caricaturitas nos estamos enfrentando con que los diferentes medios de comunicación impresos, sobre todo, están desapareciendo o están cerrando páginas, hay menos espacios, hay una contradicción, ahora hay más calidad de los caricaturistas, pero menos espacio para que se expresen”, lamentó el presidente de la Unión Iberoamericana de Humoristas Gráficos (Unihg), Arturo Kemchs Dávila.

El destacado monero, con 28 años de experiencia y publicaciones en varios medios nacionales e internacionales, concedió una entrevista a La Jornada Veracruz, comentó sus apreciaciones del oficio que ejerce, así como de algunos libros de su autoría.

–¿En la sociedad mexicana se aprecia a los moneros?

–Sí, yo creo que no tenemos nada de qué quejarnos. Creo que somos los niños consentidos del periódico.

No obstante, dijo, son muy pocos los caricaturistas, pues se calcula que hay uno por cada millón de habitantes en el mundo "esto habla de que es una profesión, sino rara muy específica".

–¿Cómo define a la caricatura, al ser parte de un periódico?

– Lo veo al revés, no concibo un periódico sin caricaturas. Hay uno o dos por ahí que no quiero dar los nombres, pero hemos hablado con los editores, porque estamos muy sacados de onda, porque no concebimos un periódico sin caricaturista, no lo entendemos.

–¿Gozan de libertad de expresión?

–Aquí hay un doble juego, sí se puede hablar de libertad, pero lo digo porque en los distintos medios donde he trabajado prácticamente tengo que entregar mi cartón al director. Hay reporteros, hay columnistas que mandan su trabajo a la redacción, y el redactor no va tener tiempo de leer todo su trabajo, entonces medio lo cabecea, lo ve y va, pero el que sí hay que ver qué está diciendo es el monero, porque ese lo va ver todo mundo, entonces hay que tener mucho cuidado con lo que dice, y luego que somos de lo más sarcásticos e irrespetuosos. Sí hay que tener cuidado con nosotros en los medios.

Para Arturo Kemchs Dávila la caricatura es un punto de atracción de los periódicos, así como una referencia, aunque muchas veces no ubican al caricaturista, pero a los lectores se les queda el concepto y el mensaje.

“La caricatura es un escaparate para el lector. El hecho de estar viendo que el caricaturista está diciendo lo que ellos quieren decir y no tienen la oportunidad de hacerlo, es una válvula de escape, la gente se siente perfectamente identificada con lo que dijo el caricaturista, entonces ahí hay una complicidad entre el lector y el caricaturista”.

Para Kemchs Dávila ha crecido la capacidad de los caricaturistas, los de hoy tienen un gran talento, están utilizando los medios electrónicos “de maravilla”, y los jóvenes “vienen empujado fuerte”, sin embargo, por un lado en el país, en América Latina, en el mundo en general, se está progresando en cuando a calidad y temáticas, pero por otro lado “nos estamos enfrentando los caricaturistas que en los medios de comunicación impreso, que son para los cuales más trabajamos, están empezando a desaparecer o hay menos espacio”.

Dado el escenario recalcó que “hay una contradicción pues hoy en día hay más calidad en cuanto a los caricaturistas, y hay menos espacio para que ellos publiquen y se expresen”.

El monero y sus libros

Kemchs Dávila añadió que la profesión de los caricaturistas tiene muchas facetas y maneras de ir dando humor. “Lo único que hago es hacer mi trabajo y encontrarle otras facetas, otras venas al humor”, dijo en referencia a los 30 libros que ha publicado de 1980 a la fecha. Enlistó los libros que ha dedicado a los jóvenes, sobre todo por su temática médica: El mejor amigo, La historia del condón; Humor, sexo y sida; y su última publicación, Malsano, el libro del tabaco.

“La caricatura la uso como gancho para que los jóvenes se introduzcan a la lectura y si les interesa el tema ellos ya tendrán cabida para seguir estudiando en libros más serios o con mayor información, pero creo que es un buen jalón, la caricatura nos permite ese gancho para atraer a los muchachos a que lean”.

En ese sentido, recordó la función histórica de los caricaturistas: “cuando se vienen los movimientos armados en nuestro país y el nivel cultural era muy bajo, pues no había gente que leyera ni siquiera, la caricatura tuvo una gran función política. Desde sus orígenes la caricatura ha tenido esa función de hacer más didáctico, más digerible y fácil de entender el problema social”.

Su próxima publicación –ya en imprenta– será titulará Las sotanas de Satanás y tratará sobre los curas pederastas y la deficiencia que ha mostrado la Iglesia católica ante este problema. “Me costó mucho trabajo sacarle la parte humorística a un tema tan delicado, pero tenemos que hacerlo, porque mucha gente estamos inconformes con este tipo de situaciones”.

Las sotanas de Satanás no se nutrió de personajes de la vida real, salvo el papa Benedicto XVI, quien probablemente será su portada: “Él dijo que tenía un rebaño muy difícil, de ahí se me ocurrió ponerlo en su bastón de mando guiando a un rebaño de ovejas negras, en lugar de una, todas las ovejas son negras”.