Taller Internacional de humorismo gráfico en Cuba.











De izquierda a derecha y de arriba hacia abajo: Omar Zevallos,de Perú; Alba, Ramsés, Joseph, Kemchs, Adán, Manolo Pérez, Lacoste, Jose Luis, Urgellés, (abajo: Carrillo, Zardoyas, Ares, Antoms, Alexis y Narciso.




El caricaturista Tomy, el historietista argentino César Carrizo, Antonio Moltó, presidente del Instituto Internacional de Periodismo José Martí y Kemchs.
De fondo un mural elaborado por el caricaturista cubano Tomy.

Dos excelentes exposiciones de caricaturistas latinoamericanos se inauguraron el pasado jueves en la redacción de la Editora Juventud Rebelde.

La primera, del mexicano Arturo Kemchs, se titula Malsano. Son una serie de dibujos realizados para el volumen Malsano, el libro del tabaco donde el autor desempeña los roles de editor y dibujante.

El ejemplar, que también fue presentado en JR, está basado en recientes investigaciones médicas y viene acompañado de 170 dibujos que advierten sobre las consecuencias del hábito de fumar.

La obra aborda la historia de cómo surge el tabaco en América. México fue parte de los países que produjeron tabaco cuanto tenía fines medicinales; se manejaba para hacer cultos. Hablo de cómo esta adicción supera a otras y de que el cigarro contiene químicos como la acetona», expresó el dibujante a la prensa de su país.


Antonio Moltó, presidente del Instituto Internacional de Periodismo José Martí entregandole un reconocimiento a Kemchs por su ponencia.





Kemchs -con 40 libros publicados y más de 200 exposiciones-, es considerado en México uno de los maestros de la caricatura. En la actualidad dirige la revista bimensual Humoris Causa, donde también reproduce las obras de los colegas cubanos, como antes lo hizo en la publicación Chocarrero.

A diferencia de Kemchs, el argentino César Carrizo expondrá bocetos y originales de Descamisados, proyecto de una historieta basada en el libro homónimo de Enrique Acevedo.

En 1999 Carrizo visitó Cuba. Buscaba, entonces, una historia sobre el Che Guevara para llevarla al dibujo. Manolo Pérez, de la Editorial Pablo de la Torriente de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), entendió lo que quería y le recomendó ilustrar Descamisados, un libro que plasmaba vivencias de dos jóvenes hermanos enrolados, bajo las órdenes del Che, en las guerrillas que operaban en la Sierra Maestra. Acevedo aceptó la idea y le brindó información e imágenes, e incluso lo llevó a las filmaciones de una serie televisiva sobre el tema, posteriormente proyectadas bajo el título Memorias de un abuelo.



Kemchs, Laz y César Carrizo luciendo la camiseta de Editorial La Katrina.

En el 2001 Carrizo regresó con algunos materiales y continuó con la investigación. Luego Argentina vivió una crisis económica muy fuerte y él perdió el vínculo con los cubanos.

Ahora regresa con seis capítulos terminados, cada uno de diez páginas, y advierte que no puede decir cuántos serán, pues tiene muchas ideas. Su proyecto es hacer una obra que tenga valor para toda Latinoamérica.

Las muestras de Kemchs y Carrizo forman parte del Taller Internacional de Humorismo Gráfico e Historietas que por estos días sesiona en La Habana. Otra de ellas es la que inauguró el pasado viernes, el colega Ares, el más premiado de los humoristas gráficos cubanos, con 108 galardones internacionales.

Su exposición se titula Ares sobre el lienzo. La cita es en la sede del Registro Nacional de Bienes Culturales, en calle 17 Nro. 1009 entre 10 y 12, en el Vedado.

Artistas Plasticos.


Kemchs y Adan en las instalaciones del Dedeté, donde se hizo la presentación y muestra del libro Malsano, el libro del tabaco.


Presentación del libro MALSANO.









Parte de la muestra del libro MALSANO.


Malú Kench de visita en la muestra.

Kemchs y Laz junto al cartel invitación realizado por el cubano.


El colega y amigo peruano Omar paseando por el malecon.



Monumento al Che Guevara en donde se encuentran los restos en Santa Clara, Cuba.


Comida de bienvenida en Santa Clara, Roland, Kemchs, Pedro, Odette Bello y Ares.


Odette Bello, Ares, Carrizo, Martirena, Roland, Pedro, Omar y Kemchs, en el museo de Santa Clara.